Tengo un polo de la talla S

Como hoy estaba todo abierto por el centro, me he ido de rebajas. Y oh, maravilla, me he comprado un polo de la talla S. Vale, parezco el hermano mayor de una morcilla de Burgos, pero me ha costado nueve euros y sí, he caído en la trampa de las rebajas. Me lo he comprado negro, eso sí, para que la lorza no se vea tanto (me ha subido la autoestima, pero no soy gilipollas).

Parezco una morcilla, pero tengo un polo de la talla S.