Nuestros niños también hacen caca

Los maestros sí trabajamos. De hecho, trabajamos muchas horas. Hoy mismo, domingo, he ido al colegio a preparar unos exámenes para mañana. Allí me he encontrado a un compañero que estaba escaneando un libro para proyectarlo en la pizarra y a otra que estaba usando la máquina de plastificar como si su vida dependiera de ello.

Seguro que hay otras profesiones mucho más duras, pero de los maestros se dice que tenemos muchas vacaciones ERGO no trabajamos mucho. Yo me pregunto por qué no hay miles de personas haciendo cola todos los días delante de las puertas de los colegios y los institutos de España para conseguir un puesto de profesor de sociales.

Yo estaba contando copias, grapando y haciendo pilas como si fuera un robot de la seat cuando oigo que mi compañero, el que da ciencias y estaba escaneando un libro, estaba descojonándose tan a gusto que he terminado preguntándole de qué se reía.

Me ha enseñado lo que estaba haciendo en ese momento: corregir un examen de ciencias de tercero de primaria. El tema: el aparato digestivo.

Estudiante 1

We poo

Transcripción:

Stomach or Gut: all the food goes there and then we poo.

Transforma la comida en caca

Transcripción:

Stomach or Gut: (en danés) laver mad om til :poop:

Traducción: transforma la comida en caca.

Y como esas, algunas más.

No me quejo del trabajo: tengo la suerte de que me dedico a lo que me gusta. Claro, preferiría dedicarme a rascarme los huevos, que también me gusta, pero esa es otra historia. Insisto: no me quejo de mi trabajo, pero a veces me toca la pirindola que me digan la suerte que tengo y las vacaciones que me pego. Coño, pues dedícate tú a enseñar, ¿no te jode?